Human Press

Foro interno de Human Press


No estás conectado. Conéctate o registrate

Ni cielo ni infierno (ONU)

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Ni cielo ni infierno (ONU) el Vie Oct 30, 2009 11:32 pm

La relación de Estados Unidos con las organizaciones internacionales es una historia chocante. Tanto la Sociedad de Naciones como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), su heredera, nacieron bajo el patrocinio de presidentes estadounidenses, pero otros colegas suyos repudiaron a la primera, hicieron caso omiso de la segunda, la instrumentalizaron o, como George W. Bush, la consideraron "irrelevante". John Bolton, embajador estadounidense ante la ONU en la era Bush, dijo en una ocasión que si el edificio neoyorquino de la ONU perdiera los últimos diez pisos, "no se notaría la diferencia".

No fue esta la única ocurrencia de Bolton, un neoconservador recalcitrante, sobre el máximo organismo internacional. Así explicó en el año 2000 su visión internacionalista: "Si tuviéramos que rehacer el Consejo de Seguridad hoy, yo propondría que sólo hubiera un miembro permanente, ya que es el auténtico reflejo de la distribución del poder en el mundo". No hace falta añadir cuál sería el único miembro. En síntesis, la Administración Bush dijo no al Tribunal Internacional de Justicia, no a una acción concertada ante el cambio climático y no a la posibilidad de aumentar el número de miembros permanentes del Consejo de Seguridad porque incrementaría el multilateralismo, su bicha.

El próximo jueves, Barack Obama se convertirá en el primer presidente estadounidense en participar en una reunión del Consejo de Seguridad, máximo órgano de poder de la ONU. Y esto será posible porque el clima ha cambiado. La Administración Obama ya está en el comité de derechos humanos, tiene buenas palabras para el Tribunal Internacional de Justicia y prevé la ampliación del número de miembros permanentes del Consejo de Seguridad, donde le gustaría ver, según manifestaron a este corresponsal fuentes diplomáticas de Washington, a Japón, Brasil e India. A Alemania le pone pegas no por alemana, sino porque aumentaría a tres los representantes europeos. Y el resultado de todo esto es que, como dice un columnista de The Washington Post, la ONU ama a Obama. Ahora, hace falta que Obama ame a la ONU, ya que la relación no será fácil.

La ONU tiene autoridad, pero no tiene poder. Simboliza una gobernanza global, pero no dispone de los atributos necesarios. Esto no explica todos sus fracasos, algunos clamorosos, como cuando en Ruanda hizo de Pilatos. La organización no siempre ha tenido un papel decisivo en el mantenimiento de la paz o en combatir a los enemigos de la libertad. Pero, y a pesar de los estados, que son los máximos responsables, la ONU puede reivindicar su labor en la descolonización, contra el apartheid, en una larga lista de negociaciones de paz, en la extensión del imperio de la ley, en la promoción de los derechos humanos y de la igualdad entre los sexos, en la asistencia a los refugiados y en la defensa del medio ambiente. La ONU no ha sido ajena tampoco a la corrupción ni ha evitado ser manipulada por los poderes estatales, los grandes a menudo y los pequeños a veces. Y debe ser reformada para adaptarse al mundo actual. Pero la ONU sigue siendo necesaria, como en 1945. Henry Cabot Lodge, embajador estadounidense ante la ONU en los años cincuenta, ya lo dijo: "La ONU no fue creada para que nos llevara al cielo, sino para evitar que fuéramos al infierno".

http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20090920/53787853410/ni-cielo-ni-infierno.html

Ver perfil de usuario http://humanpress.forosactivos.net

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.